El futbol es como el ajedrez

El equipo de ajedrez de magnus carlsen: defensores

Estas son palabras que cualquier ajedrecista ha aprendido. La discusiĂłn sobre si nuestro antiguo juego debe ser considerado un deporte es casi tan antigua como… nuestro antiguo juego. Quienes se oponen al concepto argumentan que el ajedrez es principalmente un juego mental con elementos de arte y deporte. 1. Los aficionados al ajedrez, por otro lado, estĂĄn dispuestos a argumentar que el juego deberĂ­a jugarse junto al fĂștbol, el baloncesto o el lanzamiento de atĂșn. 2
Como los mås avispados habrån deducido por el título, el autor de estas líneas pertenece al primer partido. A pesar de que soy ajedrecista, no creo que el ajedrez deba considerarse un deporte. A lo largo de este post, haré todo lo posible por aportar argumentos convincentes y explicar mi postura.
La soluciĂłn es un poco mĂĄs complicada. Es muy subjetiva y una cuestiĂłn de preferencia personal. Para varias personas, el tĂ©rmino “deporte” tiene diferentes connotaciones. Realmente no hay un tĂ©rmino claro que se aplique a todos.
“Todos los significados son iguales, pero algunas definiciones son mĂĄs iguales que otras”, como dijo una vez George Orwell. 4 Algunas acepciones deportivas tienen mucho sentido. Otras son simplemente horribles. La que da el Diccionario Oxford me parece la mĂĄs elegante y detallada. Deporte, segĂșn Ă©l, es:

Âżfiji es el brasil del rugby o la armenia del ajedrez?

Me encontrĂ© acurrucado en el sofĂĄ, alternando entre los partidos de la EPL y el Gambito de la Reina de Netflix, en los cinco dĂ­as entre Navidad y Año Nuevo, donde nadie sabe quĂ© dĂ­a es y el tiempo no parece importar. Mi mente empezĂł a ver cĂłmo las ideas de fĂștbol y ajedrez se conectaban y giraban a medida que ambas se iban difuminando. Cada vez que cambiaba de un juego a otro, aparecĂ­a una nueva arruga.
El fĂștbol es un deporte tĂĄctico. Aunque no hay turnos como en el ajedrez, cada jugador intenta hacer jugadas que desafĂ­en al equipo contrario sĂłlo lo suficiente para marcar un gol. Los goles cambian los partidos, y girando el juego a tu favor es como se gana, como todos sabemos. No estĂĄ muy claro lo que provocan las jugadas hasta que se desarrollan en un contexto mĂĄs amplio.
También es un juego de espacios, y una parte que a veces se pasa por alto es que lo que ocurre fuera del balón es tan importante, si no mås, que lo que ocurre dentro de él. Las amenazas mås letales se crean por la forma en que cada equipo utiliza y gestiona el espacio en el juego. Los movimientos sin el balón se diseñan para forzar al adversario a perder la forma, permitiendo que los balones lleguen a los canales abiertos para atacar a un adversario perseguidor.

Si el golf y el fĂștbol cambiaran de locutor

No es casualidad que Albert Camus, un gran filĂłsofo del siglo XX y ardiente portero, dijera una vez: “Todo lo que sĂ© con certeza sobre la moral y las responsabilidades, se lo debo al fĂștbol”.
A primera vista, la mayorĂ­a de las citas futbolĂ­sticas no parecen mĂĄs que tautologĂ­as. Las horas dedicadas a reflexionar sobre esas frases -quizĂĄ cuando se estĂĄ atascado en la porterĂ­a durante un partido lento- descubrirĂĄn capas secretas de significado.
Sepp Herberger, entrenador de la selecciĂłn alemana que ganĂł la Copa del Mundo de 1954 y el homĂłlogo alemĂĄn del hĂ©roe del bĂ©isbol Yogi Berra en cuanto a cantidad y consistencia de los refranes acuñados, dijo estas palabras de sabidurĂ­a, que son posiblemente las mĂĄs conocidas de todos los refranes futbolĂ­sticos alemanes. “El balĂłn es redondo”, la forma abreviada mĂĄs citada de este dicho, ha generado mil referencias e inspirado un programa de radio del mismo nombre.
– El cĂ­rculo debe detenerse en la esquina. (El objeto redondo debe introducirse en el objeto rectangular). Esta cita, atribuida a Sepp Herberger o al seleccionador nacional alemĂĄn Jupp Derwall, resume el significado del fĂștbol en cinco palabras y retrata el juego como una cosa de eterna belleza pitagĂłrica. Es difĂ­cil de expresar en inglĂ©s.

El barcelona ha tratado a sus jugadores como piezas de un

Un juego de estrategia abstracto es un juego de mesa, de cartas o de otro tipo en el que el juego no imita un tema del mundo real y el resultado viene determinado por las decisiones del jugador. Muchos juegos de estrategia abstractos son también combinatorios, lo que significa que proporcionan información perfecta sin depender de la destreza física o de elementos aleatorios como dados, cartas o fichas. Algunos juegos de mesa también pueden jugarse con låpiz y papel.
Los juegos “todo en una fila “1] consisten en colocar y/o mover las piezas en un tablero de juego con el fin de colocar n de sus piezas en una lĂ­nea recta (n=3 es comĂșn, pero no siempre). Los juegos posicionales2] consisten Ășnicamente en jugar con las piezas, sin movimientos ni capturas posteriores. Muchos de estos juegos posicionales tambiĂ©n pueden jugarse con papel y lĂĄpiz, como indica el asterisco. (Las partidas en 3D son notoriamente difĂ­ciles de jugar en papel).
Los juegos de bloqueo3]4] consisten en mover las piezas segĂșn las reglas del juego para impedir que el adversario haga algĂșn movimiento. Ambos jugadores tienen el mismo nĂșmero de piezas y la misma capacidad de movimiento en los juegos de bloqueo simĂ©tricos. En los juegos de bloqueo asimĂ©tricos, los jugadores tienen diferentes nĂșmeros de piezas con diferentes capacidades de movimiento -tĂ­picamente, un jugador tiene una sola pieza con un mayor rango de movimiento y el otro jugador tiene varias piezas con menos rango de movimiento.