Arctic monkeys tranquility base hotel & casino rar

Arctic monkeys – album tranquility base hotel + casino

Con la primera letra de esta canci√≥n, Alex Turner declara: “S√≥lo quer√≠a ser uno de The Strokes, ahora mira el l√≠o que me hiciste hacer”, sabes enseguida que este no va a ser como cualquier otro disco de los Monkeys que hayas escuchado. Turner tiene un gran par de pelotas, no hay otra forma de decirlo. Con ‘Tranquility Base Hotel & Casino’, lleva a los Arctic Monkeys a un territorio desconocido. Esto est√° muy lejos de su √ļltimo √°lbum, ‘AM’, publicado hace cinco a√Īos, y te sorprender√° la primera escucha, pero cr√©enos cuando decimos que se te queda grabado.
No escucharás este álbum a todo volumen por la noche; en cambio, estos ritmos de piano estarán presentes durante el día.
Es inconfundible de Arctic Monkeys, pero a un ritmo más lento; más maduro y reflexivo, pero todavía suave. A veces tiene un aire a lo Bowie, desde la observación de las estrellas hasta las ocurrencias líricas, sin dejar de ser la quintaesencia de Turner.
Estamos deseando ver c√≥mo incorporan estas canciones en sus directos junto a su amplio repertorio de himnos optimistas. En cualquier caso, podr√°s encontrar a la banda de Belushi en sus conciertos de verano por Europa. Cam Avery, que toca en varias bandas que escuchar√°s en Belushi’s, como Tame Impala, Pond y The Growl, tambi√©n contribuye con los coros en el tema “Batphone”.

Arctic monkeys Рwarp speed chic (película completa)

Alex Turner escribi√≥ el sexto √°lbum de Arctic Monkeys en un piano vertical en su habitaci√≥n libre de Los √Āngeles. Llam√≥ a su improvisado estudio “Lunar Surface”, bas√°ndose en la idea de que Stanley Kubrick escenific√≥ el alunizaje del Apolo en un plat√≥. Los compa√Īeros de banda de Turner se quedaron sorprendidos cuando descubrieron que hab√≠a llevado esta idea a su conclusi√≥n l√≥gica: Tranquility Base Hotel & Casino es una suite de canciones que cuenta la historia de una colonia lunar futurista y el √©xodo que la origin√≥ a trav√©s de una serie de narradores poco fiables que apenas pueden encadenar una frase. Turner est√° escribiendo canciones en un lenguaje completamente nuevo, cambiando la sordidez inteligente por la suavidad absurda, tras el enorme √©xito de AM en 2013.
Contra todo pronóstico, el LP resultante ve al antiguo poeta callejero en su momento más visionario: material que solo él podría componer, interpretado con un encanto y una chulería que solo él podría llevar a cabo. Combina la sátira hiperrealista, la biografía falsa y la evasión alienígena, pasando del croon al falsete. Los destellos de sátira social dan paso a los caprichos de sus narradores: bichos raros olvidados y distraídos y ególatras intoxicados que no tienen derecho a ser tan cautivadores.

Arctic monkeys – tranquility base hotel & casino (full

Seamos sinceros: si no reconociste a Alex Turner como uno de los mejores compositores de su generaci√≥n cuando se public√≥ el √°lbum de debut de Arctic Monkeys, estabas negando la realidad. La habilidad de Turner como escritor de palabras era innegable incluso a la tierna edad de 20 a√Īos, lo que hizo que la multitud de imitaciones de sonido que siguieron fueran imitaciones baratas e inferiores.
La hoja de letras de Turner se mantuvo constante en medio de los cambios musicales a medida que la banda se retorc√≠a, giraba, se agachaba y buceaba a trav√©s de numerosas encarnaciones y estilos a lo largo de los a√Īos, desde el capricho indiepop de Favourite Worst Nightmare hasta el erizado gru√Īido de rock des√©rtico de Humbug y la afirmaci√≥n de su sublime destreza que fue AM de 2013.
La misma hoja de letras es m√°s oblicua que nunca para su sexto √°lbum, y esa no es la √ļnica diferencia digna de menci√≥n. Los fans que esperaban una continuaci√≥n del √°gil AM, que vendi√≥ 5 millones de copias (su lanzamiento m√°s exitoso desde el punto de vista comercial hasta la fecha), se rascar√°n la cabeza tras la primera escucha, y posiblemente incluso la segunda y la tercera.

Arctic monkeys Рfour out of five (vídeo oficial)

Alex Turner, de los Arctic Monkeys, es el Damon Albarn del brit-pop de su generaci√≥n: un artista inquieto que se niega a quedarse en un solo tono durante demasiado tiempo. Los Monkeys han recorrido un largo camino desde su √©xito de 2005 “I Bet You Look Good on the Dance Floor”, que presentaba un punk-rock con muchas palabras. Es un largo camino. Tranquility Base Hotel es un √°lbum conceptual de lounge-pop que lleva cinco a√Īos en preparaci√≥n y que est√° ambientado en un piano bar de un casino lunar. Turner adora su Steinway y se inspira en las baladas aceitosas de los a√Īos sesenta del cantante franc√©s Serge Gainsbourg, en el l√ļgubre Leonard Cohen de finales de los setenta y en la m√ļsica de soltero de la era espacial que gustaba a los hipsters de los noventa. En el primer tema del √°lbum, “Star Treatment”, canta: “Soy un gran nombre en el espacio profundo/Pregunta a tus compa√Īeros/Pero el chico de oro est√° en mala forma”, como un rockero desvencijado relegado a tocar para borrachos lunares aburridos”.
Es un concepto arriesgado, como el de Bowie, y canciones como “American Sports” y “Ultracheese” tienen un cierto encanto de vermut. La letra de Turner en “Batphone” tiene un irritante aire a lo Velvet Goldmine y a lo Black Mirror (“¬ŅTe he contado alguna vez la vez que me absorbi√≥ el fondo de un dispositivo manual?”, canta). Pero el serpenteante LP no puede soportar el peso de las indulgencias del hombre del piano; “Four Out of Five” rifea literalmente sobre las clasificaciones de estrellas de las revistas musicales, y