La vida es como el boxeo

La vida es como el boxeo – motivación loca

Cualquiera que haya subido al ring puede dar fe de que el boxeo es una actividad tanto mental como física. Por ello, algunos de los mejores boxeadores de todos los tiempos han tenido que luchar no sólo contra sus rivales, sino también contra ellos mismos en el ring.
En el deporte del boxeo, el conflicto interior es un tema común. Es uno de los pocos deportes del mundo que te hace escarbar en tu interior para descubrir quién eres realmente. La gente descubre de lo que es capaz en algunas de las condiciones más extremas entre los confines de las cuerdas congeladas del ring y la lona extendida.
Estos boxeadores han pronunciado palabras de pura brillantez a lo largo de la historia, citas clásicas que han superado la prueba del tiempo. Incluso hoy en día, los aficionados más devotos al boxeo recuerdan estas ocurrencias extremadamente inspiradoras y se esfuerzan por aplicarlas no sólo en el ring, sino también en su vida cotidiana.
Echemos un vistazo atrás en el tiempo para ver qué tenían que contar algunas de estas leyendas. Hoy, Evolve Daily presenta 5 de las citas de boxeo más populares, así como los púgiles que las pronunciaron.

“la vida es como el boxeo” centro cristiano heritage

El boxeo es un deporte en el que no se puede dar nada por sentado. El más mínimo margen de error puede hacer o deshacer tu carrera… y tu vida. Para tener éxito, la habilidad y la destreza son insuficientes; en cambio, el deseo de ganar es mucho más valioso.
2
“En el boxeo, el ritmo lo es todo. Cualquier acción que realices comienza con tu corazón, y si no late a tiempo, tienes problemas”. Muchos creen que Sugar Ray Robinson es el mejor boxeador de todos los tiempos.
11 “Tienes que tener algo que te motive para seguir en la cima y mantener la concentración. En mi caso, fue la falta de reconocimiento del mundo del boxeo y de los medios de comunicación lo que me motivó a trabajar tan duro para alcanzar la grandeza.” – “Sobresaliente” Hagler, Marvin
14 “Tanto el héroe como el cobarde tienen miedo, pero el héroe proyecta su miedo en su enemigo, mientras que el cobarde huye. El miedo es lo mismo; lo que importa es lo que haces con él”. Cus D’Amato, entrenador legendario
15 “La potencia muscular y la valentía de utilizarla en competiciones de superioridad física con otros hombres no siempre significa una falta de respeto por las cosas más finas y mejores de la vida.” – Jack Johnson, el primer campeón mundial negro de los pesos pesados

La vida es como un combate de boxeo . la derrota se declara no cuando

Llevo un año yendo a Keppner Boxing, y es sin duda el mejor gimnasio de boxeo que he visto. El personal es fantástico; conocen tu nombre y te inspiran a superarte. Los entrenamientos son siempre desafiantes pero manejables, y siempre me siento fantástico después. Estos ejercicios me han ayudado a perder cerca de 30 libras. ¡Gracias, Kep!
Keith y Lissa son los propietarios dedicados que te dan una patada en el culo sin importar lo bueno o malo que seas. Este es sin duda un establecimiento familiar. Este es el mejor gimnasio del que he formado parte; se atienen al más alto nivel de servicio al cliente y hacen todo lo posible para que te sientas como en casa y como parte de la familia, todo ello sin animarte a perder un entrenamiento.

Muhammad ali y lyle alzado se enfrentan en el ring de boxeo

Esto significa que quedará al descubierto quién puso el trabajo necesario y duro y quién hizo lo justo para salir adelante. Lo mismo puede decirse de la vida. Cuando estés en tu metafórica etapa final de la vida, llegará el momento.
El respeto en el boxeo se refiere a lanzar un golpe lo suficientemente fuerte como para que tu oponente “respete” los efectos de intentar atacarte. Tanto los entrenadores como los aficionados pueden oírse instar a los púgiles a que se ganen su “respeto” en el ring.
Si la esquina de un púgil cree que está recibiendo demasiado daño, el combate se detendrá cuando la esquina tire la toalla.
En la vida, a veces debemos reconocer cuándo es el momento de cortar las pérdidas y reagruparnos para la siguiente oportunidad.
Casi siempre, el guerrero ofensor condena el golpe bajo con vehemencia. Del mismo modo, cuando ciertas personas dan golpes bajos en forma de comentarios, comportamientos o una mezcla de ambos, casi siempre niegan haberlo hecho al principio.