Se puede vivir de las apuestas deportivas

Mejor fórmula para obtener ingresos pasivos | cómo ganarse la vida

No estoy hablando de alguien que haya ganado una apuesta y haya vivido de ella el resto de su vida, ni tampoco estoy hablando de los corredores de apuestas ni de nadie que maneje realmente las apuestas. Sin embargo, se trata de personas que han demostrado que su beneficio anticipado al apostar en deportes era optimista utilizando la regla de los grandes números.
Su pregunta podría interpretarse de varias maneras, pero la regla de los grandes números tendría dificultades para encontrar a alguien que pueda vivir de las apuestas (a diferencia de alguien que resulte ser simplemente afortunado, lo que la ley de los grandes números sugiere que es probable que ocurra más a menudo que nunca).
Además, dado que el tamaño de la apuesta determina la suma de las ganancias, un apostador necesitará tener una cantidad sustancial de dinero para ganar lo suficiente para sobrevivir, por lo que un apostador deportivo puramente profesional podría no ser viable (en el sentido de que probablemente sea necesaria otra fuente de ingresos o riqueza independiente para ganar lo suficiente como para poder vivir sólo de las ganancias).
Aquí es donde entra en juego la “ley de los grandes números”. Se ha hecho una inmensa cantidad de apuestas entre un gran número de personas debido a la cantidad de partidos que se juegan y a la variedad de tipos de apuestas que se pueden hacer (ganador, diferencia de puntos, torneos, ligas de fantasía, etc.). Basta con que una de esas personas gane más de lo que ha perdido para que esta interpretación sea correcta.

Pregunte a los expertos: cómo ganarse la vida con las apuestas deportivas

La idea de ganarse la vida haciendo lo que te gusta no es nueva. Para muchas personas de clase trabajadora, es el sueño de toda la vida, y si usted tiene debilidad por los juegos de azar, quizá se haya preguntado: ¿se puede vivir de las apuestas?
Sí, en pocas palabras, pero ser un jugador profesional no es sencillo ni está exento de riesgos financieros. Ganarse la vida con el juego es un estilo de vida que conlleva importantes riesgos financieros, de los que debe ser consciente antes de empezar.
En realidad, ya se trate de video póker, apuestas deportivas, blackjack o cualquier otra cosa, la capacidad de convertirse en un jugador profesional debe estar por encima de su conocimiento de un aspecto particular de la experiencia del juego.
Aunque Negreanu e Ivey disfrutan del juego, no se consideran jugadores. Esto es a la vez reconfortante y puede servir como señal de advertencia. Cuando se trata de apostar, nunca hay que confiar demasiado en las propias habilidades.
Cuando se juega en un casino terrestre, el blackjack es una gran forma de ganar dinero, pero hay que aprender a contar cartas para hacerlo, y los casinos han prohibido extraoficialmente el conteo de cartas.

Cómo ganarse la vida apostando a los deportes – plan de 12 meses de un

Para muchos apostadores ocasionales, particularmente aquellos que no están satisfechos con su empleo de 9 a 5, la perspectiva de convertirse en un apostador profesional es un sueño hecho realidad. ¿Qué no le gusta de trabajar cuando quiere, ver e investigar los deportes todo el día, asistir a eventos, viajar por el mundo y obtener grandes ganancias? Dinero fácil, libre de impuestos, y todo desde la comodidad de su propia casa: ¿qué no puede gustar?
Aunque es posible ganarse la vida apostando en los deportes, ya sea en el fútbol, las carreras de caballos, el boxeo, el tenis o cualquier otra cosa, es extremadamente difícil hacerlo y tal vez no sea tan atractivo como se piensa. Hay un número limitado de apostadores profesionales en el Reino Unido, y de hecho en el mundo, pero un número mucho mayor de apostadores semiprofesionales, y examinamos lo que impide a la gente ganarse la vida como apostadores profesionales.
Cientos de profesionales a tiempo completo trabajan para los corredores de apuestas, fijando las probabilidades, analizando las incidencias, gestionando el riesgo y haciendo todo el trabajo duro que usted tendría que hacer si fuera un solo jugador experto. Es casi seguro que disponen de más tiempo, recursos y contactos que usted, así como de un mejor acceso a información como detalles meteorológicos, información privilegiada, noticias de los equipos y opiniones de antiguos y actuales deportistas profesionales.

Cómo ganar dinero apostando a los deportes – apuestas deportivas básicas

En pocas palabras, las apuestas de valor consisten en apostar por un resultado en el que las probabilidades podrían haber sido mejores que las ofrecidas por la casa de apuestas. Pero, ¿cómo surge ese valor? Empezaremos con el lanzamiento de una moneda como ejemplo.
Digamos que las probabilidades son 2,20 a favor de la cruz y 1,80 a favor de la cara. Está claro que en este caso se apostará por la cruz porque hay un 50/50 de posibilidades de cualquiera de los dos resultados y se ganaría más dinero si cae la cruz. Digamos que ponemos una apuesta de 10$ a cruz. Esto significa que perderá 10 dólares cada vez que salga cara, pero ganará 12 dólares cada vez que salga cruz.
Podría tener una racha perdedora y perder diez lanzamientos seguidos, perdiendo 100 dólares, o podría tener una racha ganadora y ganar 120 dólares. Sin embargo, cuantas más veces se lance, más se acercarán los lanzamientos a una probabilidad de 50/50. Y, como tiene una pequeña ventaja, con el tiempo se convertirá en una gran ganancia, ¡sobre todo si aumenta su apuesta!
Entonces, ¿cómo se aplica esto en el mundo de las apuestas de fútbol? La misma idea es válida cuando se trata de apuestas deportivas. Supongamos que se trata del último partido de la temporada, el Liverpool contra el Manchester United. El Liverpool tiene una probabilidad de 2,0 de ganar. Pero, justo cuando el partido está a punto de empezar, dos de los mejores jugadores del Manchester United se lesionan y no pueden jugar, lo que reduce las probabilidades de una victoria del Liverpool a alrededor de 1,60. Esto es una noticia fantástica para los apostantes de valor, ya que muchas casas de apuestas son reacias a cambiar sus cuotas, lo que significa que podrías apostar por una victoria del Liverpool a una cuota de 2,0 cuando la cuota real es de 1,60. Imagínese recibir entre 50 y 100 apuestas de este tipo cada día.